Archivo de la etiqueta: Gingko Biloba

Terracotas ZAO Make UP: el beso del sol en tu piel

Estándar

Hola de nuevo. En el post de hoy os queremos hablar de uno de los productos estrella del verano. Se trata de las terracotas de ZAO Make Up, también conocidas como tierras cocidas o tierras de sol.

101343-300x300

Y es que a pesar de que las vacaciones ya se han terminado, el verano nos da casi un mes de gracia para poder darnos los últimos chapuzones, para disfrutar de la calidez del sol y para pasar las cada vez menos largas noches a la luz de la luna.

Si lo que deseas es prolongar ese tono moreno que has cogido este verano y que tu piel continúe dorada nada mejor que nuestras tierras cocidas. En cinco deliciosos tonos, las tierras cocidas están exentas de talco, como todos los productos ZAO Make Up, y llevan manteca de cacao y karite, para que tu piel esté suave y sedosa.

zao-maquillaje-ecologico_bio1

Además, lleva extracto de bambú, rico en silicio natural, que ayuda a nuestros tejidos a estar firmes, ya que es precursor del colágeno y la elastina. Como ya os hemos contado en algunas ocasiones, nuestros productos llevan plata micronizada, un potente antimicrobiano con el que no sólo nuestros productos se conservan mejor sin añadir ingredientes dañinos, sino que ayudan a nuestra piel a estar libre de bacterias. Por este motivo, los productos ZAO Make Up, están especialmente indicados para pieles sensibles, atópicas y con eccema, ya que en ellos prescindimos de todos los químicos sospechosos de ser dañinos para nuestra piel y nuestro organismo.

ZAO

Además de estos ingredientes, nuestras terracotas llevan polvo de gingko biloba del que ya os hemos hablado extensamente en otro post y que es considerada como una de las plantas más importantes de las medicinas orientales por sus múltiples propiedades para nuestra piel y nuestro organismo, ya que activa la circulación. Así en nuestro rostro disminuye las bolsas y ojeras al activar la oxigenación cutánea. Como todos nuestros productos están hechos con ingredientes 100% naturales y con un 10% de componentes orgánicos certificados por ECOCERT, una de las certificadoras más importantes del mundo.

Las tierras cocidas de ZAO Make Up están disponibles en seis tonos, cinco con color y otro más traslúcido para matificar la piel. Desde los dorados hasta los rosados, toda una gama de colores para que el sol siga reflejándose en nuestra piel, pero sin sus estragos…

NIK8597-1024x681

La forma de aplicar nuestras terres cuites es muy sencilla, sólo tienes que dibujar con una brocha biselada un tres en cada uno de los lados del rostro, definiendo bien el óvalo y los pómulos y dar un pequeño toque en la nariz (si esta es larga, si eres chata te aconsejamos unos toques en las aletas de la nariz).

Además con muy poco producto tu tez quedará bien iluminada y con un aspecto de lo más saludable, por lo que podrás estar lista en pocos segundos. Una rutina bien sencilla para prolongar un poco más el verano en nuestra piel…

Y tú ¿ya te has hecho Zaoísta?

Anuncios

Ginkgo Biloba: Una planta del jurásico para ZAO Make Up

Estándar

Hoy en nuestro blog Zaoísta os queremos contar una historia un tanto diferente sobre una de las plantas que ZAO Make Up incorpora a sus formulaciones. El 6 de agosto de 1945, a las 8:15 de la mañana, la ciudad japonesa de Hiroshima era arrasada por la primera bomba atómica que se usaba en una guerra, concentrando en 4.545 kilos toda la barbarie de la que el ser humano es capaz. La bomba que lanzó el tristemente famoso Enola Gay estadounidense arrasó el 70% de esta ciudad y mató a cerca de 80.000 japoneses, muertes que se duplicarían por los llamados daños colaterales de esta arma nuclear. A la de Hiroshima le siguió la de Nagasaki, sentenciando el fin de la guerra. Días más tarde el emperador Hiro-Hito firmaba su rendición incondicional, poniendo punto final a la cruenta II Guerra Mundial.

hist_us_20_ww2_hiroshima_pic_trees

La desolación de las ciudades bombardeadas era absoluta. En la zona cero, que se extendía varios kilómetros a la redonda, los árboles se habían convertidos en estacas carbonizadas, las casas en pilas de escombros, las personas en sombras de ceniza… En septiembre, en una labor de reconocimiento rutinaria de la zona, se encontró un árbol que, milagrosamente, reverdecía. Un árbol que se creyó extinguido hasta el siglo VII y que no tiene ningún pariente vivo. Se trataba del Ginkgo Biloba y su florecimiento se tomó como símbolo del renacimiento. Poco más tarde, el templo de Hosen-ji se construía alrededor de la única planta que sobrevivió a Hiroshima y cuya corteza se ha llenado de plegarias por la paz.

hiroshim copia

Quizá una de las claves de su resistencia al ataque nuclear sea que el Ginkgo Biloba es un árbol del jurásico. Lleva 270 millones de años (que se dice pronto) en la tierra. Sus depredadores hace mucho que se extinguieron y, como venido de otro mundo, no le afecta ni las plagas, ni las enfermedades, ni los hongos de nuestra era. Sus propiedades son tantas que necesitaríamos varios post para enumerarlas. Se sabe que son árboles sagrados en China y en Japón desde hace miles de años y que fueron los monjes chinos los que cultivaron con mimo esta planta para aprovechar sus múltiples beneficios. Cuentan las crónicas que hace 5.000 años descubrieron la efectividad de este árbol para tratar diversos trastornos y, tras las bombas de Hiroshima y la de Nagasaki, el interés por esta planta llevó a la comunidad científica a interesarse por su poder regenerador ya que, en medio de la devastación, este eslabón pedido del reino vegetal se mantenía en pie y volvía a sobreponerse a una extinción con rúbrica humana.

Captura de pantalla 2014-08-05 a las 20.48.26

El Ginkgo Biloba es rico en flavonoides y provoca un aumento de la circulación central y periférica. De esta forma, se ha utilizado para combatir diversos síntomas asociados a la falta de riego, desde los mareos hasta los calambres, las varices, el cansancio extremo y el hormigueo en las extremidades. Su capacidad de incrementar el oxígeno que se aporta a las células por ese incremento circulatorio puede prevenir dolencias más graves asociadas a la falta de oxígeno en el cerebro.

Además, los flavonoides también tienen una función antiagregante, que es una tendencia de las plaquetas a aglutinarse, por lo que actuaría doblemente como protector del corazón, evitando los trombos causados por la obstrucción arterial.

Como-consumir-Ginkgo-Biloba-1

Estos mismos flavonoides son unos potentísimos antioxidantes que previenen el envejecimiento prematuro de las células  siendo efectivos en neutralizar los temidos radicales libres. De hecho la función oxigenadora a nivel cerebral aumentan la utilización de la glucosa y la producción del adenosín trifosfato una molécula que, según los últimos estudios, actuaría como un generador de electricidad para nuestras células, proveyéndolas de energía.

Cream_eye_shadow_new_ombre

Y como en ZAO Make Up queremos que estéis bellas por fuera y sanas por dentro, hemos incorporado el extracto puro de Ginkgo Biloba en los productos de la zona ocular para aprovechar todas sus virtudes. De este modo, nuestros correctores contienen esta versátil planta para incrementar el riego de la zona y eliminar progresivamente las ojeras, mientras que nuestras sombras lo incorporan para que nuestra mirada permanezca joven y descansada por más tiempo.

Concealer3

Sin duda los seres humanos somos capaces de hacer atrocidades con la tecnología, pero también de crear cosas hermosas y, como el Ginkgo Biloba de Hiroshima, resurgir de nuestras propias cenizas usando todo el poder de la ciencia al servicio de la naturaleza, concibiéndonos a nosotros mismos como parte de ella. Y eso mismo es lo que hacemos en ZAO Make Up.

Y tú ¿ya te has hecho Zaoísta?